Le mal sans faute

Un nouveau projet de lois sur l’education au Quebec est prepare pour un debat au parlement et comme par “pure coincidence” On a neglige d’integrer les enfants sans papier dans ce projet.Comme si par ‘inadvertance’ on veut orienter ces futurs adultes vers des situations insouhaitables.C’est vrai que les enfants au yemen en syrie en irak meurent sous les bombes sinon par le cholera ou la malnutrition,les plus chanceux survivront handicapes moteur ou mental.Les enfants sans papier  chez nous sont tres chanceux de survivre loin des menaces cites ci-dessus,mais pourquoi on a du mal a achever cette action de protection et la laisser partielle est ce qu’il ya un dessein derriere cette manoeuvre ou c’est juste de l’incompetence.Je prefere cette derniere  comme raison mieux que de donner raison aux adeptes des theories complotistes.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  andrew.

Carta abierta del Colectivo de mujeres sin estatus de Montreal

Membre du Collectif donne la lettre au ministre d’immigration Ahmed Hussen

llevada a la oficina de Justin Trudeau en Montreal, el 27 de noviembre del 2015

Nosotras, mujeres y madres sin estatus, que vivimos y trabajamos en la sombra, invisibles y excluidas, interpelamos a la opinión pública, unidas, por la primera vez.

Nosotras vivimos en la precariedad a causa de nuestro estatus de inmigrantes. Este estatus precario amenaza nuestra seguridad, nuestra libertad en tanto mujeres, nuestros derechos en tanto trabajadoras, y nuestra vida de familia. De diferentes maneras, nuestro futuro y nuestros sueños están bloqueados. Nuestros hijos e hijas, nacidos y nacidas aquí o que residen aquí desde hace muchos años, están terrorizados por la amenaza de una deportación, lo que los arrancaría de la escuela, de sus amigos y de su vida social, o que los separaría de un padre o madre. Algunas familias han sido ya separadas por la deportación de uno de sus miembros y esperan con angustia poder estar de nuevo reunidas.

Nosotras trabajamos aquí, y contribuimos a la riqueza de Canadá. Nosotras limpiamos sus casas, servimos en sus restaurantes, trabajamos en cadena, producimos la comida que ustedes comen. Nosotras pagamos impuestos. Sin embargo, vivimos aquí excluidas del conjunto de bienes sociales: la educación, los cuidados de salud, las subvenciones para los niños y niñas, las guarderías, el seguro de desempleo. Somos las más explotadas entre las personas más explotadas de la sociedad: trabajamos largas horas en condiciones muy difíciles, no nos beneficiamos del salario mínimo, no tenemos protección social, no estamos sindicalizadas. A pesar de nuestras competencias y calificaciones, nunca tendremos un ascenso y no podremos, como todo el mundo, ascender los escalones. Continuar leyendo “Carta abierta del Colectivo de mujeres sin estatus de Montreal”